PERET

Pedro Pubill Calaf, más conocido por su nombre artístico, Peret, es un cantante, guitarrista y compositor catalán de etnia gitana, quizá la figura más representativa de la rumba catalana. Es famoso por su forma de tocar la guitarra, conocido como el ventilador, gracias a la cual, aparte del uso de las cuerdas del instrumento, emplea la caja de resonancia como instrumento de percusión, y también por su habilidad casi de malabarista a la hora de girar la guitarra sobre sí misma en un aceleradísimo movimiento de 360 grados.

Peret nació en Mataró (Barcelona) en 1935. Su padre se ganaba la vida como vendedor ambulante de telas y Peret de pequeño le acompañaba en sus desplazamientos comerciales por Cataluña y Baleares, por lo que fue poco a la escuela. Parece ser que aprendió a leer de forma autodidacta fijándose en los carteles publicitarios.

Aficionado desde niño a la guitarra y al cante gitano, a los doce año formó un dúo con una prima suya. Se llamaban Los Hermanos Montenegro. Debutaron en el teatro Tívoli de Barcelona, en un festival infantil.

En 1947, de manera casual, grabó un disco que pasó desapercibido por el mercado, así que sobrevivía como vendedor ambulante. Incluso viajó a Argentina, pero no para cantar, sino para negociar con sábanas. Ocasionalmente actuaba en locales de la costa catalana. Poco a poco, su nombre se fue conociendo en Barcelona. Así, grabó un par de discos que sonaron bastante en las emisoras de la zona. Al poco se casó con Santa, una gitana de la familia a la que años más tarde dedicaría una de sus más populares canciones: "Mi Santa".

   
   

A mediados de los 60 dio el salto a Madrid, cuando fue contratado por El Duende, un tablao flamenco perteneciente a Pastora Imperio y Gitanillo de Triana, y ahí se inició su escalada. Algunas de sus canciones, como "El muerto vivo", empezaron a tener mucho éxito entre gentes de diversa extracción social. Y en este momento ocurrió un fenómeno muy significativo, que Manuel Román describió así en su libro Memoria de la copla: "En las discotecas de moda, donde se programa música anglosajona y de los conjuntos españoles de la época, como Los Bravos y otros del género pop, hay de pronto un cambio brusco, pasada la medianoche, que el pinchadiscos de turno aprovecha para que suenen las rumbas de Peret".
En 1968 grabó "Una lágrima", versión rumbera de un vals del maestro Monreal, que tuvo un éxito es fulgurante. En esta época la música de Peret —potente y vertiginosa, con influencias del mambo y del rock and roll— sonaba constantemente en emisoras de radio, máquinas de discos, tabernas, casinos, discotecas, guateques, fiestas mayores...

En los años posteriores, todas las orquestas incorporan a su repertorio temas como "El gitano Antón", "Don Toribio Carambola", "Saboreando", "¡Lo mato!", "Si fulano fuese mengano", "Chaví", "Canta y sé feliz" (con la que participó en el Festival de la Canción de Eurovisión de 1974), "Qué cosas tiene el amor", "A mí las mujeres ni fu ni fa", "Castigadora", "Tracatrá"...

El bombazo internacional lo dio con "Borriquito", con letra y música del propio cantante, que coincidió con el boom del turismo en España, lo que contribuyó a que la canción se popularizara en todo el mundo.

En 1982, de forma imprevista, Pedro Pubill abandonó radicalmente su actividad artística e ingresa en la sección barcelonesa de la Iglesia Evangélica de Filadelfia. Durante nueve años ejerció labores religiosas con dedicación exclusiva.

       

1991 fue el año de la vuelta de PERET, y volvió para producir a Chipen, Amaya o Ramonet y después como artista. Tras pasarse unos meses en pos de la mesa de mezclas, decide grabar las nuevo canciones de "No se Pue Aguantar" su Lp de reaparición.

1992 marcó un momento inolvidable para PERET. La clausura de los JJ.OO. de Barcelona 92 supuso el reconocimiento universal de la rumba catalana como embajadora musical de un acontecimiento único e irrepetible y "Gitana Hechicera" el particular homenaje a su ciudad natal en uno de los momentos más importantes de su historia.

Los primeros meses del 93 los dedicó a componer las canciones de su trabajo "Como me Gusta", en 1995 edita "Que Disparan Flores" y en 1996 publica "Jesús de Nazaret".

En 1998 es condecorado con la Cruz de Sant Jordi que otorga la Generalitat de Catalunya, y en septiembre del 2000 salgo al mercado "PERET, REY DE LA RUMBA.

A PERET le respeta todo el mundo porque es el Rey de la Rumba. Lo era antes, con los 600, con Beatles y Brigitte Bardot, y lo sigue siendo ahora porque tanto el público como los artistas de España, en su memoria y en sus repertorios, lo han mantenido vigente. PERET es una cara conocida del cine español y "MARUJAS ASESINAS" constituye su última colaboración dentro de este género.

Peret y el cine
Peret se dejó tentar por el cine. De pequeño, veía películas de Imperio Argentina, artista a la que admiraba y cuyas canciones interpretaba. En 1963 representó un pequeño papel en Los Tarantos de Francisco Rovira-Beleta, donde también intervenía la gran bailaora Carmen Amaya. Él mismo fue protagonista de vaios filmes bastante endebles, pero que colaboraron eficazmente a la expansión de sus canciones. Casi todos los títulos cinematográficos de Peret habían sido previamente grandes éxitos discográficos: Amor a todo gas, El mesón del gitano, Qué cosas tiene el amor, A mí las mujeres ni fu ni fa, Si fulano fuese mengano... En 1996 participa como actor en la película Alma gitana y en 2001 en Marujas Asesinas

Discografía en CD
Actualmente se pueden conseguir, entre otros, los siguientes albumes de Peret en CD: Rumbas de oro (Divucsa, 1989), No se pué aguantar (PDI, 1991), Que disparen flores (PDI, 1995), Jesús de Nazareth (PDI, 1996), Sus grabaciones en Discophon (Blanco y Negro, 1998).

Part del text extret de la Wikipedia